Conciencia Moral: KICK-´EM-JENNY, ¿Qué sabemos de él? por Carlos Peña

ESTA ESTABLECIDO EL MAPA DE VULNERABILIDAD DE LAS  COSTAS VENEZOLANAS ANTE UN EVENTUAL MAREMOTO,¿ESTAMOS PREPARADOS?

En el año 2001, hice mis primeras observaciones sobre este fenómeno natural luego en el año 2011, volví a escribir sobre el mismo anunciando lo que voy a exponer a continuación una vez más.

Kick-´Em-Jenny, volcán submarino,  se eleva a 1300 metros por sobre el suelo marino y su cumbre está actualmente a 160 metros de profundidad. Dentro del cráter (260 metros por debajo de la superficie), se han medido temperaturas más elevadas.

Una expedición llevada a cabo en marzo de 2003, descubrió escapes de gases dentro del cráter que fueron medidos y demostraron tener más de 150º C.  su  primera erupción  la más violenta se desató el 24,  de julio de 1939, cuando arrojó una nube de gases y cenizas que se elevó a 275 metros sobre la superficie, Desde entonces ha hecho erupción al menos doce veces.

Las más importantes sucedieron en 1943, 1953, 1965, 1966, 1972, 1974, 1988,  2001 y 2003. Excepto las de 1974 y 1988. Estas fueron las únicas que presentaron fenómenos visibles: material volcánico inyectado al aire y ebullición de la superficie del mar.

La vigilancia y el monitoreo de Kick-´Em-Jenny están a cargo de los sismólogos de la Unidad de Investigación Sismológica de la Universidad de las Indias Occidentales, utilizan una variedad de instrumentos colocados en el volcán mismo y en las islas e islotes vecinos.

A pesar de no poderse determinar con certeza la fecha de la próxima erupción, sí es posible obtener predicciones relativamente precisas estudiando el comportamiento del volcán en el pasado.

Kick-´Em-Jenny hizo erupción 12 veces desde 1939, lo que arroja en promedio una erupción cada cinco años. El intervalo más largo entre dos erupciones en los últimos 60 años fue de 12 años, y la erupción más reciente tuvo lugar en 2003. Si el volcán sigue cumpliendo este ciclo, el próximo evento eruptivo podría tener lugar antes del 2019.

Al Kick-´Em-Jenny se le mantiene en alerta nivel amarillo por los siguientes motivos:

No se lo puede observar en forma directa puesto que se trata de un volcán sumergido; La  posibilidad de que el volcán inyecte grandes cantidades de gases que bajarían la densidad del agua que lo cubre y podrían echar a pique embarcaciones; y La gran frecuencia con que hace erupción.

Por lo tanto, no se lo considera lo suficientemente seguro como para mantenerlo en el nivel más bajo y su nivel “normal” es de alerta amarilla.

En estas condiciones, se ha establecido una zona de exclusión de 1,5 km de diámetro alrededor del cráter en la cual la navegación está estrictamente prohibida. Si el nivel de alarma subiera a naranja o a rojo, como ocurrió en la erupción de 2001, el área de exclusión aumentaría automáticamente a 5 km.

No se sabe a ciencia cierta si las autoridades gubernamentales y científicas de Venezuela se han venido dedicando  al análisis de posibilidades de un eventual maremoto,  determinado por el volcán submarino Kick ém Jenny, que yace en un lugar cercano a la isla de Granada, y que significaría un peligro para  las costas venezolanas.

El Kick ém Jenny es, sin embargo, considerado el volcán más activo del arco de las Antillas Menores, a pesar de que es el único debajo del agua. Se ha “movido” 11 veces y ha mostrado un acelerado ritmo de crecimiento, lo que indica que nada se puede descartar: desde que haya una gran erupción con gran poder de destrucción o que aparezca tranquilamente como una isla volcánica más en el Caribe.

 El temor principal, no obstante, se centra en la formación de los tsunamis o maremotos, provocados por la actividad sísmica o por la irrupción violenta de un volcán. La fuerza de una gigantesca ola arremetiendo contra una costa, con alturas que pueden llegar a alcanzar hasta 20 metros y una velocidad de desplazamiento de más de 300 kilómetros por hora por lo que la existencia de una amenaza latente como la que en tal sentido representa Kick´em Jenny, no deja de constituir motivo de alarma y prevención para las autoridades.

Por eso, aunque el volcán está creciendo como un cuerpo vivo bajo el mar, a 140 kilómetros de Venezuela, que según estimaciones hechas, el tiempo de  impacto de la primera ola a nuestras costas, partiendo de Granada, sería entre una hora cuarenta minutos para desalojar las aéreas costeras.

Imagino debe existir  un estudio oceanográfico y de la franja costera venezolana, que abarca más de cuatro mil kilómetros de extensión con el propósito de aclarar  lo que en la actualidad se dispone sobre el fenómeno, En segundo término, establecer el mapa de vulnerabilidad de las  costas venezolanas ante un eventual maremoto, producido o no por el volcán, para que en cada localidad puedan tomarse las medidas de seguridad que correspondan, especialmente en aquellas situadas a poca altura sobre el nivel del mar.

En tal sentido, debería ponerse  en marcha un sistema de alerta temprana, que permita a la población estar prevenida, dejando en claro que la intención de este artículo, no es la de  crear alarma, es para que el Estado asuma una política de prevención contra desastres naturales, en función de preservar a la población y la importante infraestructura portuaria y petrolera del país.

Carlos G. pena M.

Mcs. Administración y Sup. De la Educación.

Carlos_g_pena@hotmail.com

Teléf. 0412-5311232

Ver También

ENFRENTAMIENTO CON DELINCUENTES ABATIDOS Y ARMAS DE FUEGO INCAUTADAS

Alexandra Rojas @ARPateandoCalle – Pedro Rojas Este sábado aproximadamente a las 10:00 de la noche …