Willians Astudillo es una máquina de hacer contacto

La ciencia, en su necesidad de buscar explicación a todo, todavía no se adentró en las complicaciones que un bateador abanique una pelota. Sin embargo, sí encontró eventos que no sumamente complicados de observar.

Por ejemplo, a través de distintos estudios, los especialistas en genética demostraron que solo el 5% de las personas tienen la capacidad de percibir colores invisibles. Ese mismo porcentaje existe en mujeres con costillas extras o individuos con “sangre de oro”, esa que no antígeno en sus propiedades y es compatible con cualquier otro grupo.

Esas anomalías, o condiciones especiales en la humanidad, son más probables que un aficionado vea Willians Astudillo ser ponchado en un encuentro. Porque si algo demostró el venezolano en su carrera, es ser uno de los más complicado de ser guillotinado en todo el beisbol.

De acuerdo, al motor estadístico Baseball Reference, el pelotero de los Mellizos de Minnesota se ha parado en el plato 2800 veces en su carrera y se ponchó en 87 ocasiones. También la página muestra que el año que tuvo mayor contratiempo con su contacto fue en 2014, cuando fue pasado por los strikes 20 veces en 117 juegos.

Es una faceta que ya demostró en la pelota criolla con Caribes de Anzoátegui. Astudillo se convirtió en el primer jugador en la historia de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional que consumió por lo menos 200 turnos y se ponchó menos de cinco veces. Todo en una temporada en la que conectó seis cuadrangulares, remolcó 37 carreras y dejó promedio de .319.

“Mi enfoque cuando estoy en la caja de bateo siempre es hacer contacto con la pelota”, dijo Astudillo durante la final de la LVBP, en la que fue una de las figuras del conjunto aborigen. “Si me poncho, no puedo ayudar a mi equipo”.

Este año en Triple-A, antes de recibir el llamado a Grandes Ligas, Astudillo solo se ponchó nueve veces en 188 apariciones ofensivas. Mientras que ante los lanzadores de las Mayores, no fue guillotinado en sus primeros 14 turnos al bate.

Si consigue ver un turno en el que Willians Astudillo se marcha a la banca con la decepción de no haber golpeado la pelota, grabe ese momento, porque así como no sabe si podrá ver a una persona con costillas extras, quizás tampoco vuelva a ver al criollo ser ponchado.

Ver También

Luka Modric: Llegar a la final es el mayor logro en la historia del deporte croata

Que Croacia haya logrado la clasificación del Mundial Rusia 2018 fue un logro que transcendió …